YOGA FACIAL, EL COMPLEMENTO IDEAL PARA TU TRATAMIENTO DE BELLEZA

yoga-facialHoy en día el rostro está sometido a una tensión constante, pudiendo agravarse si añadimos una rutina con estrés o falta de sueño.
Con esta variedad del yoga, podrás ejercitar los músculos faciales, consiguiendo una expresión más relajada y atenuando los signos de envejecimiento.

Haciendo unos fáciles ejercicios, podemos conseguir el complemento ideal a cualquier tratamiento facial.
Sin embargo, no debemos descuidar el cuidado cosmético, ya que, a pesar de que los citados ejercicios son beneficiosos para luchar contra el paso del tiempo, la base para conseguir resultados estéticos espectaculares, sería los tratamientos en cabina y el mantenimiento cosmético en casa.
De la misma forma que ejercitamos los músculos corporales para conseguir una figura tonificada y esbelta, podemos hacer lo mismo con los faciales, descubriendo un cutis más firme, dándole un aspecto más juvenil.
Es un hábito que podemos incorporar a nuestra rutina de embellecimiento diario, no teniendo contraindicación alguna; al igual que el masaje facial mejora la penetración del producto que nos aplicamos, y a su vez produce relajación, esta práctica del yoga, nos suma al resultado final.
Como todo ejercicio, podemos empezar poco a poco, sin invertir en ello mucho tiempo, e ir incrementando la dedicación a dicha actividad.
Hay que saber, que la constancia va a ser la clave para obtener resultados visibles.
Así que, aunque solo sea por curiosidad, sería interesante probarlo, ya que lo único que podemos conseguir con esto es mejorar nuestro aspecto.

A continuación, podemos ver unos ejemplos de ejercicios de yoga facial:

1. Despierta el rostro. Lleva tu lengua hacia atrás, ve hacia tu nariz y respira por ella. Este ejercicio activa el rostro y el corazón.

2. Párpados. Mira hacia arriba, alza las cejas y déjalas así mientras cierras los ojos. Respira por la nariz mientras estiras el área de los párpados, mantén el ejercicio por 8 respiraciones y luego abre los ojos y baja las cejas al mismo tiempo.

3. Área bajo los ojos. Entrecerrando los ojos y sintiendo como “aprietas” toda el área que se encuentra abajo mientas alzas las cejas.

4. Líneas de la sonrisa. Imita la “boca de pez” llevando la parte interna de las mejillas entre los dientes sin parpadear hasta que los ojos se pongan llorosos.

5. Hidratar los ojos. Haz “taquito” la lengua, sácala, lleva los ojos hacia arriba y vas a parpadear profundamente.

6. Borra las líneas. Con la lengua vas a masajear por dentro las líneas de la sonrisa. Con movimientos en zig-zag recorre a lo largo imaginando que borran las líneas. Hazlo por 10-15 segundos, descansa 5 segundos y pasa al otro lado.

7. Mandíbula. Coloca dos dedos sobre los labios y llena tus mejillas con aire. El área se estira y los músculos se tonifican.

8. Cuello y mandíbula. Junta tus labios y llévalos hacia fuera, estira el cuello y lleva ligeramente tu cabeza hacia atrás.

9. Cuero cabelludo. Pasa tus dedos a través de tu cabello y llévalo hacia arriba tirando ligeramente. Repite en la parte de atrás llevando tus dedos de abajo hacia arriba. Sostén el movimiento por unos cuantos segundos.

10. Activar la circulación. Con las yemas de los dedos vas a dar pequeños golpecitos bajo los ojos, como si tocaras el piano. Después vas a recorrer el área de los pómulos de adentro hacia fuera, llegando hasta la sien. Sostén un par de segundos y suelta. Repite.

11. Liberación. Comenzando frente a las orejas, coloca dos dedos y llévalos hacia atrás de las mismas. Este movimiento ayuda a liberar fluidos y podrás sentir que algo pasa a través de tu garganta.

Realiza estos ejercicios de yoga facial mínimo 3 veces por semana. No te van a llevar más de 10 minutos y lo mejor es que puedes hacerlos en casa. Después de cada ejercicio descansa 10-15 segundos con el rostro relajado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*